NOVEDADES

20
sep
Ipsum
Ipsum

Especialistas aseguraron que no hay por qué renunciar a la maternidad tras los 40 años, pero se debe contar con fuerza para ello.

En cuestión de medicina reproductiva, no necesariamente se tiene por qué renunciar a ser mamá después de los 40 e incluso hasta los 50 años, pues las técnicas de reproducción asistida ofrecen tratamientos exitosos, como es la donación de óvulos, afirmó el doctor Fernando Gaviño Gaviño, del instituto de Reproducción Asistida México (RAM).
  
Sin embargo, apuntó, la mujer debe de pensar en si contará con la energía para cuidar, proteger e incluso jugar con un bebé y, más allá, con un niño, pues “no es lo mismo tener un hijo de cinco años de edad a los 20, que a los 55”.
  
Y en esto mismo debe de pensar el hombre, agregó, para quien también existen diversas técnicas de reproducción, en caso de presentar algún problema.

En este marco,  el doctor Fernando Gaviño refirió que en casos de infertilidad es necesario  realizar exámenes tanto al hombre como a la mujer, a fin de determinar las posibles causas de que no hayan podido embarazarse. Entre las causas comunes en la mujer que impiden el embarazo se encuentran: 
 
Endometriosis: Se presenta cuando tejido que se encuentra en las paredes del útero (llamado tejido endometrial) crece afuera de éste, por lo general en la cavidad abdominopélvica. Entre sus síntomas se encuentran dolor en periodos menstruales o durante sus relaciones sexuales. El tratamiento consiste en cirugía, o la combinación de medicamentos para la fertilidad con la inseminación artificial.
  
Ovulación deficiente: Es un trastorno hormonalque impide liberación de un óvulo maduro. Entre los síntomas se encuentran irregularidades menstruales, ya sea porque son  poco frecuentes o ausentes, también hay irregularidades en el sangrado el cual puede ser demasiado leve o muy abundante. El tratamiento de este es a partir de la combinación de medicamentos para la fertilidad y fertilización in vitro. 
 
Baja calidad de óvulos: Diversas anomalías cromosómicas  impiden a los óvulos concretar un embarazo; la mayor parte de los casos obedece a la edad en la mujer. Una de las mejores alternativas es la fertilización in vitro con donación de óvulos o embriones.
 
Síndrome del ovario poliquístico: Esta afección impide el desarrollo de los folículos pequeños de los ovarios; se caracteriza también por  desequilibrios hormonales y patrones de ovulación impredecibles. Entre los síntomas destacan periodos irregulares, crecimiento excesivo de vello, acné y obesidad. El tratamiento combina la adopción de una sana alimentación, la realización de ejercicio, así como medicamentos para la fertilidad y fertilización in vitro. Hay un nuevo tratamiento en el que se utiliza el fármaco para la diabetes llamado metformina (Glucophage), que puede ayudar a restablecer la ovulación regular.

Obstrucción de las Trompas de Falopio: Situaciones generadas por enfermedad inflamatoria pélvica,infecciones de transmisión sexual como la clamidia, o bien una cirugía de esterilización, impiden que los espermatozoides lleguen al óvulo.

Para darle solución se puede recurrir a la cirugía para desobstruir las trompas, o a la  fertilización in vitro en caso de la que la cirugía no tenga éxito, o si las trompas están demasiado dañadas como para ser reparadas

Alergia al esperma: Es una reacción inmunitaria a los espermatozoides, es decir el organismo no los reconoce y los califica como un agente externo por lo que produce anticuerpos para su eliminación, como si se trataran de un virus o bacteria. En estos casos se debe analizar cuál es el mejor sistema de reproducción asistida para la pareja.

Factores comunes de infertilidad masculina
Alteraciones de origen genético, como la criptorquidia (el no descenso de los testículos a las bolsas escrotales).
 
Trastornos del esperma, como poca  movilidad o baja producción, entre las causas de estos se  encuentran: Infecciones urinarias y genitales; exceso de trabajo; insomnio; consumo de tabaco, alcohol o estupefacientes; estrés; contaminación ambiental; traumatismo testicular; Varicocele; malos hábitos alimenticios; uso de medicamentos para la hipertensión arterial y/o diabetes.
 
Todos los factores mencionados, refirió el doctor Gaviño, pueden provocar que la calidad del semen se disminuya en cuanto a su cantidad, calidad y forma. Esto influye directamente en dificultar que la concepción se dé o que simplemente no ocurra. La aplicación de un tratamiento depende de la causa, puede ser mediante fármacos, intervención quirúrgica o técnicas como la donación de esperma.

IMAGENES
  • Ipsum
  • client
  • client
  • El instituto de Fertilidad Asistida figura inscripto en el Registro Federal de Establecimientos de Salud del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentina, perteneciente al Ministerio de Salud de la Nación.